Recent Posts

¡Daniela ha llegado! Tengo una sobrina preciosa :')

2 comentarios

 

No puedo subir fotos mejores porque mi hermano y mi cuñada todavía no han hecho un posado oficial, jejeje, así que solo puedo subir dos fotitos de esta carita preciosa y ¡estoy esperando llena de ilusión a que llegue el día de poder verla en persona! De momento, tengo fotos, videos y los nervios a flor de piel, ESTOY TAN FELIZ que no podía dejar pasar el día sin contarlo y gritárselo al mundo.

Veo su carita y sé que voy a querer muchísimo a esta personita perfecta y adorable, ¡ la verdad es que ya la quiero muchísimo! 

:')  

Mil besos y mil abrazos para todos <3 <3 <3




42, bonito número ;)

No hay comentarios


Ha sido un día muy MUY lindo y con sorpresas de cumpleaños.

En el insti este año desdoblo un grupo de chavales maravillosos con una compañera que hace meses que se convirtió ya en amiga, mi Susi. Cuando quedaban tres minutos de clase, Susana ha entrado en mi aula con su mitad del grupo a cantarme todos el Happy birthday :') casi lloro, qué lindísimo.

El café lo tomé con tres compis encantadores, dos de ellos de artes, con los que he tenido este año el privilegio de hablar de lo que nos apasiona ¡y hasta cantar!

Luego por la tarde me llamó mi Sara y hablamos casi una hora sin importar que llevemos 10 años sin vernos, jejeje. La he llamado Jana sin querer un par de veces, los primeros 20 años de mi vida, Sara era mi hermana del alma y lo sigue siendo, siempre lo será, aunque de los 20 a los 42 y sumando ese título es de Jana, pero es que en la vida se pueden tener varias hermanas del alma y muchos amores, tenemos el corazón siempre creciendo, haciendo espacio justo para eso.

Si en algo soy rica, es en amigos de los que me llenan el corazón y el alma, junto con la familia que sigue conmigo, los que de verdad me quieren. :')

He dado un paseo con mi hijo para comprarnos pastelitos y, después, ha soplado mi vela. Jeje, a él le dejo, me ha hecho reír con ganas y de seguro el deseo tendrá más fuerza con su soplido. También he hablado con mi mami Paz varias veces por teléfono y con mi hermano Alex y mi cuñada Susi por cam. Con Jana lo he celebrado en el Animal Crossing ¡y me ha regalado una Tardis! XD


No me he privado de nada, he estado todo el día hablando con muchos amigos de ahora y de siempre, por redes sociales, en persona y por teléfono, ohhh sí, ha sido un gran día. 

GRACIAS A TODOS por este cumpleaños tan feliz.

Siempre me ha gustado el número 42 y ya puedo cantar como Sabina que "a mis cuarenta y pocos tacos, ya ves tú, igual sigo de flaco, igual de calavera, igual que antes de loco por cantar... por cantar el blues de lo que pasa en mi escalera" ;) 

Aprendiendo de todo y de todos, cierro como siempre hace uno de esos tres compis de café y arte, siempre se despide de todo el mundo con una sola palabra, una crucial, vital, que deseo para todos nosotros: 

¡SALUD! ;)

 

Despedidas II: el resto es confeti.

No hay comentarios

  Termino este triste abril, el último para mi abuela, con unas frases maravillosas de la serie que adaptó el clásico de Shirley Jackson La maldición de Hill house. Es la historia de una familia contada desde el terror sobrenatural para hablar de la verdad real de todas las familias, con secretos y traiciones y amor y rencor.

He editado y quitado todo lo que pueda ser spoiler y he dejado el corazón de la historia en un diálogo entre dos personajes, en lugar de los muchos que intervienen en esta despedida, cuando la muerte viene a buscar a quien habla en primer lugar:

Pensé durante toda mi vida que nuestro tiempo aquí se movía como las fichas de un dominó, cayendo de una en una sobre las siguientes. Creí que los días caían uno tras otro, en una larga línea entre el principio... y el final. Pero me equivoqué. No es así en absoluto. Nuestros momentos caen a nuestro alrededor como lluvia. O nieve. O confeti... Y hay que seguir viviendo. 

No, no sé cómo hacerlo sin ti. 

No me voy. Me esparciré en muchos pedazos, salpicados sobre tu vida como nieve nueva. 

Siento mucho que nuestras últimas palabras fueran de ira.

No fueron las últimas. 

Lo siento si no escuché y lo siento si...

No habría cambiado nada. Necesito que lo sepas. El perdón es cálido como una lágrima en una mejilla. Piensa en eso y en mí cuando estés bajo la lluvia. Te quise con toda el alma. Y tú me quisiste del mismo modo. Eso es todo. El resto es confeti. 

...Cuando morimos nos convertimos en historias. Y cada vez que alguien cuenta una de esas historias, es como si todavía estuviéramos aquí para ellos. Todos somos historias al final.

todos somos historias al final

 

Despedidas.

No hay comentarios

Siento un incontenible caminar de días

y un desalojo de llantos.

Te vas con todas las historias,

te vienes con todos los que cruzaron,

y en esta calma que dejas, perdida,

te espero al final del camino

y cuando me toque, nos vamos.

 

Pero ¿QUIÉN SE VA A QUERER LEER ESTE ENORME TOCHO?

No hay comentarios

 

Llevo 76000 palabras y me quedan otras tantas o más, así que no sé QUIÉN SE VA A QUERER LEER ESTE ENORME TOCHO. ¡No pido voluntarios, no escapéis! Era una pregunta retórica, aunque tiene una respuesta fácil: yo me la quiero leer y por eso no puedo parar de fantasear con la trama.

La escribo para mí. Soy mi fan number one y me parto la pierna como en Misery si hace falta, pero me la acabo. Lo que no sé es cuándo. ;)

Estamos a mediados de abril y ya tendría que haber terminado el primer borrador. Quería dejarlo reposar unos meses antes de reescribir y mandar la novela al premio HQÑ este verano, ¡pero la historia de Jack va por la mitad!

Sé que cuanto más engorda el texto, menos posibilidades tiene de ganar o quedar finalista, es más, dudo que pueda salir en papel con editorial, peeero me da lo mismo.

Le sigo dando cuerpo... alma, corazón y vida.

Cada vez que chasco los dedos y abro el archivo, me meto dentro y LO VIVO. Estoy creciendo con la novela y disfrutando tanto que no quiero que termine. 

Necesito cada palabra que escribo como respirar, aunque al mismo tiempo quiero llegar al final. Sí, es como leer un libro que nos gusta mucho, quiero saber cómo acaba y al mismo tiempo no terminarlo nunca.

Almas de luna fueron unas 190.000 palabras, con una edición mediana serían unas 700 páginas. Esta espero que no se me vaya tanto de las manos, tiene mucho diálogo y tendrá bastantes páginas, pero no sé. Se parece más a Deus ex machina 2.0, que fueron unas 150.000 palabras y, al escribirla, también me sentía muy dentro de la trama y sorprendiéndome sola, completamente satisfecha y sin intención de vender, escribiendo por placer.

Cada vez que me sentaba con un plan, los personajes hacían otra cosa y ¡boom, magia! He recuperado esa sensación maravillosa de crear y, además, esta no tiene tanto flashback como ADL y también coge cosas de DEM2.0, la idea de los hologramas o que prácticamente cuento lo que pasa día a día, pero no en primera persona. 

Jack es un reality show y puedo usar cámaras, como hice en Amor sobre ruedas, con un narrador omnisciente. ¡Incluso salen algunos personajes de esta última! No digo más. :P

Me está llevando darle forma muchos años, casi diez, ¿la terminaré antes del verano? Si lo consigo, subo foto del momento. Creo que me veré así:

Actualizo con esto porque no puedo contaros nada interesante, solo que si habéis seguido leyendo a pesar de que os grité que no sé quién va a querer leerse esto, es porque me queréis y mucho, así que GRACIAS. Nos leemos ;)

XO XO


 


 


 

 

algo de esencia, puertas y la llave del corazón

4 comentarios

Hoy he soñado que estaba en una librería y de repente me encontraba en un estante un libro mío. Yo no he publicado en papel con editorial y era una gran sorpresa. En el sueño veía que era una historia ya publicada, pero que ahora estaba con otra editorial y le habían cambiado el nombre por algo relacionado con "la esencia".

Tenía una cubierta beige. El título estaba en la parte de arriba y Mara Oliver abajo, pero lo más llamativo era la foto en blanco y negro del medio. Se veía la mano de una mujer con uñas perfectas y pulcras, abriendo una puerta de madera con una llave de hierro. La llave tenía forma de corazón. 

Solo recuerdo que lo primero que pensaba era que tenía que contárselo a Marisa. XD

Es un sueño tonto, lo sé, pero es lo más cerca que he estado de llegar a las librerías y los sentimientos eran tan lindos que lo quiero guardar aquí para no olvidarlo.

Por otra parte, eso es lo que importa, los sentimientos. La semana pasada estuve hablando con Marisa de ese enorme error que tengo cuando me pongo a escribir y la historia crece tanto que cuando le llega al "lector" tiene demasiadas cosas y no funciona, algo que me apuntó desde que nos conocimos. Me pasa siempre y pasaba en Deus ex machina 2.0 y Marisa me lo dijo entonces. 

No sé cómo solucionarlo, me sigue pasando y me está pasando con Hugo y Sisi. Los veo hablar y lo escribo, no sé a quién le podrá interesar su historia, pero yo la estoy disfrutando mucho. Cuando me pongo a escribir, abro otro mundo y puedo sentirlo todo y, por eso, esos sentimientos son difíciles de frenar. 

Así que lo siento si Almas de luna por ejemplo, que son tres novelas en una, no se entiende como debería, no sé hacerlo mejor. La releí el año pasado y la disfruté muchísimo, a mí me gusta así, es mi "vestido de novia a medida" y para hacerla de otro modo tendría que tener personas a mi lado que me dirigiesen, es decir, un editor.

Aprovecho y guardo aquí también este libro que el Grupo SM ha puesto en su web para descargar como homenaje a Elsa Aguiar, una editora que falleció hace unos años y cuyo blog está lleno de maravillas. https://www.grupo-sm.com/es/sites/sm-espana/files/news/documents/Editar-en-voz-alta.pdf

De ella aprendí que Roald Dahl había escrito un libro genial sobre unas brujas, pero que fue su editor el que le aconsejó que la historia la contase un niño y además que lo convirtiese en ratón. Roald Dahl reescribió Las brujas así porque la idea de su editor era genial. 

Un libro que está en un estante esperando a un lector es un producto y debería de ser un trabajo conjunto, un vestido que un escritor se hizo a medida y que un editor supo convertir en una prenda universal y no me refiero a hacer la obra comercial, sino cómoda y fácil de llevar, accesible.

En estas vacaciones en pandemia que empiezan hoy y con restricciones, aunque hay quien dice que no se puede viajar, mi hijo se va con su padre y yo me voy a mi mundo con Hugo y Sisi. Con esta novela, que es larga también, lo haré lo mejor que pueda y saldrá justo como a mí me gusta. La abriré con la llave del corazón y si no aparece otra mano amiga que lo edite y le abra puertas, no importa, lo esencial de la historia es que la vivo mientras la escribo.

Un abrazo y a seguir soñando.

WriteTrack, contador de palabras y creador de metas

No hay comentarios

 

Los hay que cuentan pasos para cuidar su cardio y se ponen metas cada día, con un reloj de esos superinteligentes que registran las pulsaciones, yo me he buscado un contador de palabras bastante útil y gratuito, Write Track, para tomarle el pulso a mis historias y cuidarme el corazón, llenándolo de palabras cada día. ;)

Como anima mucho ver los resultados, pues en este post los guardaré según vayan llegando, si es que soy capaz de mantener la rutina. En febrero he escrito como ejercicio en otras historias que tenía a medias y una que me asaltó de repente. Habré sacado muy poco, unas diez mil palabras entre tres historias, pero para marzo y abril quiero darle forma a Jack y subir aquí el resultado, actualizado hasta el final PORQUE ME ANIMA A SEGUIR.

Nos leemos. :)

febrero 2021:


 marzo 2021...

 

 

 


 

 

La máscara mágica de David Bowie, rey de los Goblins

2 comentarios

 

(traducido de un post de Paul Mrgs)

“Un amigo me contó una historia que no le había contado a nadie durante muchos años. Cuando solía contarlo, la gente se reía y decía: "¿Quién puede creérselo? ¿Cómo puede ser verdad? Eso es una tontería''. Así que no volvió a contarlo en mucho tiempo. 

Pero por alguna razón, anoche, mi amigo sabía que sería el tipo de historia que me encantaría y me lo contó. 

—Cuando era niño —me dijo—, no usaban la palabra autismo, solo decían 'tímido', o 'no es muy bueno cuando está con extraños o mucha gente'. 

Pero eso es lo que mi amigo era y es, y no le importa contárselo a nadie. Es solo cuestión de que él a veces habla o actúa diferente, pero está bien. De todos modos, cuando él era niño, a mediados de la década de los ochenta, todavía se decía "tímido" o "retraído" en lugar de "autista". 

Fue a Londres con su madre para ver una proyección especial de una nueva película que realmente él amaba. Debió haber ganado un premio o algo, creo, algunos de los detalles no los recuerda bien, pero cree que fue a Londres por eso ¡y la película...!


Bueno, la película también es una de mis favoritas de todos los tiempos. Es una película de fantasía oscura y misteriosa. Cada escena está repleta de marionetas y duendes. Hay canciones sencillas y un rey goblin que usa medias plateadas ceñidas y que secuestra a un bebé y esto es lo que inicia toda la aventura...

Era 'Labyrinth', por supuesto, y la estrella era David Bowie, y estaba allí para conocer a los niños que habían ido a ver esta proyección especial. 

—Conocí a David Bowie una vez —fue lo que dijo mi amigo, que me llamó la atención. 

—¿Lo hiciste? ¿Cuándo fue? 

Me asombró, y también me sorprendió, la forma casual en la que trajo esta revelación. Casi cualquier otra persona que conozca ya habría contado la historia un millón de veces. Pareció sorprendido de que quisiera saberlo, y me lo contó todo, un poco desordenado, y le saqué los detalles. 

Contó la historia como si hubiera estado en una aventura y no se le permitiese contarlo. Como si hubiera un pacto o un hechizo mágico rodeándolo todo, como si algo profundo y peculiar fuera a ocurrir si rompía la confianza. 

Fue hace treinta años y todos los niños que amamos Labyrinth (Dentro del laberinto) entonces, y que todavía lo amamos ahora, somos todos de mediana edad. Lo más triste de todo es que el Rey Goblin está muerto. ¿Sigue existiendo la magia? Le pregunté qué pasó en su aventura y contestó:

—Estaba retraído, más retraído que los otros niños. Todos teníamos ya el cartel de la película firmado. Como yo era tan tímido, me pusieron en una habitación separada y así pude encontrarme con él a solas. Bowie había escuchado que yo era tímido y fue idea suya. Pasó treinta minutos conmigo. Bowie me dio esta máscara. Esta. Mira —me dijo—: Esta es una máscara invisible, ¿ves? Bowie se quitó una máscara invisible de la cara y miró a su alrededor como si de repente estuviera asustado e incómodo. Me pasó su máscara invisible. "Póntela", me dijo David Bowie. "Es mágica". Y así lo hice y luego me dijo "Siempre tengo miedo, igual que tú. Pero uso esta máscara todos los días. Y no quita el miedo, pero te hace sentir un poco mejor. Entonces me siento lo suficientemente valiente como para enfrentarme al mundo entero y a toda la gente. Y ahora tú también podrás".

>>Cuando me la dio, me senté allí con su máscara mágica, mirando a través de los ojos de la máscara a David Bowie y era verdad, me sentía mejor. Entonces vi cómo él hacía otra máscara mágica. Lo hizo de la nada, de la nada. La terminó y sonrió y luego se la puso. Y se veía tan aliviado y complacido. Él me sonrió y dijo "Ahora ambos tenemos máscaras invisibles. Ambos podemos ver a través de ellas perfectamente y nadie sabrá que las estamos usando". Entonces, me sentí increíblemente cómodo. Fue la primera vez que me sentí seguro en toda mi vida. Fue magico. Él era un mago. Él era un rey goblin, sonriéndome.

>>Aún conservo la máscara, por supuesto. Eso es todo, ahora. Mira. 


Seguí haciéndole preguntas a mi amigo, asombrada por su historia. Me encantó y quería todos los detalles. ¿Cuántos otros niños fueron? ¿También tenían títeres de la película? ¿Qué llevaba David Bowie? Lo imaginé con su traje lila de Live Aid. O tal vez estaba vestido como el Rey Goblin con volantes de encaje, telarañas y purpurina. 

—¿Qué fue lo último que te dijo, cuando tuviste que despedirte? 

Mi amigo contestó:

—David Bowie me dijo: "Yo también tengo miedo siempre, pero así es como puedes sentirte valiente en el mundo". Y luego se acabó. Nunca lo he olvidado. Y años más tarde lloré cuando supe que había fallecido.

Mi amigo se sorprendió de que yo estuviera enamorado de esta historia. La reacción normal es "es solo una historia estúpida". Pero a mí me apetece creer en una máscara invisible. Lo hago. Realmente creo en ella. Y es la mejor historia que he escuchado en todo el año.

Paul Magrs

I don't give a Jack ;)

4 comentarios
"Francamente, querida, me importa un bledo" esa es la traducción que todos conocemos y mi frase favorita de "Lo que el viento se llevó", más que la de jurar que no volveré a pasar hambre ;) 
Hay muchas maneras de decir en inglés "me importa un bledo", una de ellas sería "I don't give a jack" y buscando la etimología de esta frase, puede ser porque Jack era una moneda antigua de muy poco valor o porque era Fulano o Mengano, alguien poco importante, reemplazable.
Así me he sentido últimamente por un problema que he tenido en el trabajo, como un Jack cualquiera y eso no es malo, aunque al principio duela, pero si algo aprendí de la película que encabeza el post es que de todo se sale y mañana será un nuevo día
 
Me han quitado el permiso que tenía con reducción de jornada por razones justificadas con este momento de recortes que vivimos, pero eso no ha sido lo peor. No os voy a aburrir con problemas, que vivimos todos tiempos muy difíciles, me conformo con decir que de paso me han quitado el miedo que tenía a cambiar de centro. Quiero mucho a mis compañeros, pero me tengo que ir.

El año que viene empiezo en un instituto que está a diez minutos andando de mi casa y que, aunque el centro tenga mala fama y a mí no me conozca nadie, "con suficientes agallas, se puede seguir adelante sin una reputación" ;) ¿verdad?
La incertidumbre me provoca ansiedad, pero la curiosidad me produce ilusión y con eso me quedo. 
Ya no me importa el cambio, es más, creo que lo necesito. 
Si pudiese contaros como en una novela todo lo que ha pasado, tendría que ser un narrador omnisciente y me faltan piezas, no quiero ser un "narrador poco fiable" (unreliable narrator) porque eso solo lo uso en la ficción, así que lo dejamos en que ha habido un montón de "intereses creados", "errores oportunos" y "casualidades asombrosas" en tres lugares claves a la vez: en la Consejería de Educación, en el instituto en el que trabajo a día de hoy y en el centro al que iré el año que viene y al que casi me mandan ya, en mitad del curso, justo después de Navidades. 
 
Han tenido que darse a la vez y de manera inconexa tres situaciones muy distintas en las que han primado los intereses de tres personas sin relación entre ellas, pero que me afectan directamente a mí, así que a lo mejor ES MUSS SEIN, ¡tiene que ser! 
Todo apunta hacia esa dirección, las "señales" me dicen que me vaya al instituto donde tengo la plaza y que, curiosamente, es donde se conocieron mis padres. Sin este instituto yo no existiría, qué casualidad, jejeje. 
Al menos, estando en mi plaza no tendré que hacer papeleos en mucho tiempo porque es mi "destino definitivo". Espero encontrar algo de paz, sé que también me esperan personas maravillosas como las que dejó atrás porque una buena amiga ya trabaja allí, así que no voy a pedir más comisiones con "aplazamientos" y me voy.

"He roto con todo lo de aquí. Yo busco la paz. Quiero ver si consigo hallar un lugar que tenga algo de encanto y dulzura en la vida. ¿Sabes de qué estoy hablando?".

Pues eso, que más se perdió en la guerra y que toca empezar de nuevo en otro sitio.

En cuanto a la novela de Jack, que "yo aquí vengo a hablar de mi libro" ;) ahora mismo me importan un bledo los concursos y no voy a apresurar el final esta vez para presentarlo al Kiwi, voy a seguir a mi ritmo y disfrutando de las páginas que van saliendo y me pongo una nueva meta en el HQÑ de este año que queda todo el verano por delante. No ganará, pero creo que publicarla les podría interesar. Eso espero. :)

Además, no tengo tiempo para escribir con todo lo que nos está pasando en Madrid, lo hago cuando me despierto a las cuatro o a las cinco de la madrugada y mi cerebro empieza a darle vueltas a lo que os he contado de mi trabajo y ya no me puedo dormir, entonces me voy con Jack a la ciudad esmeralda... y lo demás, francamente, me importa un bledo. 

Cuidaos mucho, vivimos tiempos extraños. 

PD: y diréis "qué manía tiene esta chica de contarnos su vida", oh, lo hago siempre y en las novelas doy más detalles, mucho más íntimos, solo que no lo sabéis XD